Avançar para o conteúdo principal

¿Es mal momento para pedir dinero a los donantes?

Vivimos en unos tiempos en los que cada vez que se quiere enfatizar algo, se utilizan expresiones del tipo:”la madre de todas las batallas”, “el derby del siglo”, aunque se hubiera jugado otro similar el año pasado, “sin precedentes”, etc. Estas expresiones se utilizan, sin duda, para captar la atención de una audiencia cada vez más esquiva. Sin embargo, la actual crisis económico-financiera es probable que se merezca un epíteto similar.


Es la primera vez en décadas que, a la vez, se derrumba el sistema financiero de la primera potencia mundial, las pérdidas económicas son enormes (casi 400.000 millones de dólares), la economía retrocede en todos los países de manera drástica (hasta un 12% en Japón en 2008), y todo sucede, además, en un contexto globalizado. Los problemas se han extendido como la más letal de las metástasis.

Nuestro país, por otra parte, no es menos sensible a esta situación. De estar casi en el pleno empleo en 2007, alcanzaremos los 4,5 millones de parados a finales de año. De tener la economía más pujante de Europa, a decrecer casi un 3%. Nuestro sector financiero, que aparentaba ser de los más fuertes del sistema internacional, comienza a hacer aguas. Los hogares sin un solo empleo alcanzan cifras de hace 15 años.

Al fondo del túnel, en lugar de vislumbrarse la salida, se nos aparece un tren de mercancías a toda velocidad: la deflación, el coco de los economistas. La antesala de una posible depresión.

Lo que parecía ser algo temporal (se intuía, quizá con más fe que otra cosa, la salida para el segundo semestre de este año, o primeros de 2010) amenaza seriamente con convertirse en un vía crucis de más de cinco años, en el que los españoles afrontaremos verdaderos sacrificios después de quince años de “vida alegre” para una gran mayoría.

Las preguntas son evidentes: ¿nadie lo había previsto? ¿Nos hemos vuelto todos locos? ¿Cuáles son las posibles soluciones?

Lo cierto es que, si hay alguna certeza, es que no hay certeza alguna. Cuando cayó el telón de acero alguien dijo que “se acabaron las certezas”. El resto es conocido: Fukuyama auguró “el fin de la historia”, un estado en el que el mercado por sí solo establecería las reglas del juego de una democracia de carácter liberal y de alcance mundial, eterna e infinita, que aseguraría la riqueza, la libertad y la igualdad de oportunidades.

Se adueñó del mundo el pensamiento único. Sin embargo, hoy el pensamiento es cualquier cosa menos único, y no sé siquiera si es pensamiento. La derecha nacionaliza bancos, la izquierda coquetea con el neoliberalismo, etc.
Si hay algo claro, es que el famoso homo economicus de Adam Smith, y los fundadores de la economía clásica, se parece bastante poco a cualquiera de las personas descritas. Y es que la propia teoría económica, moral y política describía un mundo, la democracia y la economía de corte liberal, que era para un tipo de persona que, probablemente, nunca haya existido. La que se autorregula por el bien de los demás.

Y es que, probablemente, el ser humano no toma demasiadas decisiones racionales, sino, más bien, orientadas por la satisfacción de necesidades del corto plazo. Al fin y al cabo, hasta hace poco más de diez mil años competíamos con los tigres de dientes de sable, los osos cavernarios, las manadas de hienas o los mamuts por algo tan elemental como la comida.

La economía del comportamiento lleva cerca de treinta años analizando este tipo de decisiones. Y ha descubierto que, de hecho, las decisiones sobre aspectos económicos que nos afectan en nuestra vida cotidiana suelen tomarse bajo criterios muy distintos a los racionales: creencias, especulaciones, expectativas, principios o valores pesan mucho más en las decisiones de carácter económico de lo que parece.

En el caso del tercer sector, todo esto tiene gran relevancia. Si la economía familiar se resiente y esto dura varios años, es muy probable que reduzcan sus aportaciones a las entidades no lucrativas. O no, si resulta que el criterio económico no es el más importante a la hora de decidir sobre el tipo e importe de su colaboración con una ONG.

De hecho, es muy probable que no sea así, y que la decisión obedezca a aspectos muy arraigados en nuestro subconsciente sumamente importantes, dado que parece que determinan, al menos hasta cierto punto, nuestra forma de percibir, incluso de crear la realidad.

Son los marcos de referencia. Concepto utilizado ampliamente en la neurolingüística, desarrollado por George Lakoff, nos sugiere que las decisiones de carácter moral se toman a partir de dos marcos dominantes: el estricto, basado en la disciplina y la justicia retributiva, que se podría resumir en la frase “consigues lo que te mereces”, y el protector, centrado en la empatía y la corresponsabilidad, que se podría concretar en “no hay derecho que no todos tengan las mismas oportunidades”.

Si aplicamos esta teoría, de probada eficacia en al menos seis elecciones presidenciales estadounidenses, a la captación de fondos, en estas circunstancias no habría que dejar de pedir la colaboración económica. Al contrario, habría que apelar al gran impacto que semejante crisis supone para mucha más gente y al sentido de responsabilidad que ya tienen quienes colaboran en la actualidad. En paralelo, se podría resaltar la relevancia de unos valores hasta cierto punto denostados en los últimos años y en los efectos de haber otorgado mayor importancia a los valores equivocados.

Publicado por: Víctor Pinto, Ágora Social

Comentários

Mensagens populares deste blogue

O que é o Fundraising?

«O conjunto de estratégias e procedimentos que levam as pessoas a darem voluntariamente recursos financeiros»

- O seu objetivo é conseguir doações;
- Mais do que conseguir doações, é conseguir doadores;
- Mais do que conseguir doadores é montar um sistema de conquista de doadores;
- Um sistema que os leve a doar cada vez mais e com maior frequência;
- Por fim, um sistema que os leve a deixarem um legado;
- E que façam tudo isso com alegria identificando-se com a causa da instituição.

Fundação Maria do Carmo Roque Pereira

Caros Amigos
Como muitos já sabem, o Miguel e eu dedicamo-nos de alma e coração já há vários anos à Fundação Maria do Carmo Roque Pereira.

A Fundação é uma IPSS cuja actividade principal é uma creche e um jardim Infância na zona da Graça, em Lisboa, com 50 Crianças entre os 18 meses e os 5 anos. Apoiamos também cerca de 80 familias (mais de 250 pessoas) através da entrega de cabazes do Banco Alimentar.

Funcionamos há alguns anos nos Claustros da Igreja da Graça. Um sitio lindissimo mas com muitas limitações e algumas faltas de condições, que todos os dias vamos tentando melhorar para oferecermos o melhor serviço - a equipa que ali está é extraordinária e às vezes faz verdadeiros milagres.

Como IPSS vocacionada para o apoio a famílias desfavorecidas e com muitas dificuldades, todos os dias apertamos o cinto e temos mesmo a corda ao pescoço.
Precisamos de adquirir equipamentos e materiais, e sobretudo algumas obras são necessárias para que possamos manter os requisitos míni…

FUNDRAISING EM AÇÃO

A COIMBRA BUSINESS SCHOOL informa que oMódulo 1 “Introdução + Fundraising planeado”deverá ter início a 21 de Outubro, decorrendo às sextas-feiras, com o preço especial de 160 €.
Trata-se do módulo introdutório à pós-graduação “FUNDRAISING EM AÇÃO”, mas pode funcionar de forma isolada, sendo um instrumento básico para quem quer conhecer e usar os conceitos e ferramentas da angariação de fundos.
Revela os princípios fundamentais para conhecer e comunicar com os seus potenciais doadores e desenvolver um plano estratégico para a organização, podendo assim aplicar desde já uma campanha de fundraising eficaz.
Mais informações em http://bs.iscac.pt/posgraduacao/